Cómo salir de un bloqueo lector

by - 08:00

Como+salir+de+un+bloqueo+lector

      El bloqueo lector es una molestia para cualquier amante de los libros. Todos hemos pasado por allí. Tenés preparados los ejemplares que querés leer, te has generado hype para tal o cual novela e incluso estabas entusiasmado por empezar ese libro que por fin pudo llegar a tus manos. Sin embargo, no pasa nada. Estás atorado. Dejás de leer, te ponés a mirar series de televisión, películas, incluso preferirías salir a caminar por el parque antes de abrir tu libro. Te pasás las noches metido en las redes sociales y, cuando alguien te pregunta qué estas leyendo, te das cuenta de que no tenés NINGUNA respuesta para darle.
      Ese es el bloqueo lector: aquella falta de motivación que te impide volver al hábito de la lectura. Puede ser breve y durar una o dos semanas, o a veces extenderse durante muchos meses. Si estás atravesando dicha situación, aquí te dejo algunos consejos que pueden servirte para retomar la lectura. Ojalá te sean útiles :) 

      Un libro por vez
      Si has estado tratando de balancear múltiples lecturas al mismo tiempo, eso quizás te haya llevado a chocarte contra una pared. No importa cuán tentador sea, no todos estamos hechos para saltar de una historia a otra constantemente. Es intimidante y a veces dificultoso. Tratá de enfocarte en un libro a la vez. Si estás encaprichado en leer más de uno, tratá de que estén en categorías diferentes: ficción y no-ficción, novela y ensayo, etc.

       Leé algo ligero
      Si no podés sumergirte en ninguna novela por el momento, tratá de leer algo más ligero. Una novela gráfica o un compilado de cuentos son buenas alternativas. A mí me gusta  leer obras de teatro cuando estoy atorado, ya que son rápidas, cortas y generalmente se consumen en poco tiempo.

      Ponete metas pequeñas
      Proponerte terminar cinco libros en un mes cuando estás atravesando un bloqueo lector no es una decisión muy sabia. A veces es esa misma presión la que lo provoca. Empezá cumpliendo metas pequeñas. Incluso si te interesa leer una novela grande, dividila en pequeñas secciones y marcalas con post-its. Ir completando cada sección puede ser una micro meta en sí misma.

      Reorganizá tu biblioteca
      Revisá tu colección, repasá tus títulos, ordenalos de manera distinta y clasificalos otra vez. Estar en contacto con tus libros no sólo puede inspirarte a retomar la lectura, sino que podés toparte con una obra que te llame la atención lo suficiente como para empezarla allí mismo.

      Salí de las redes y agendá tiempo de lectura
      Si estás atravesando un LARGO bloqueo lector, es posible que estés pasando demasiado tiempo online. Cuando organicés tu tiempo libre, reservá algunas horas sin internet para reconectarte con la lectura. La próxima vez que los memes sobre gatos y los videos graciosos te hagan quedarte cinco horas prendido de la pantalla, recordá el placer que te ofrece la lectura que estás dejando de lado.

      Miralo y después leelo
      Mirá una buena película basada en un libro y luego leé la novela para comparar detalles. Ver un mundo literario llevado al cine, especialmente ahora que estamos en la época dorada de las adaptaciones, es una gran fuente de inspiración para animarte con el libro. Muchos se inspiraron para leer Los Miserables cuando apareció la película-musical.

      Cambiá de géneros
      Esto puede significar tanto volver a tu género amado como experimentar afuera de él. Probá algo nuevo. Si lo que venís leyendo se te ha vuelto cansador, quizás un cambio de tema y estilo sea lo que necesités para volver al ritmo habitual.

      Hacé una lectura en conjunto
      Nada es más motivante que tener a alguien con quién discutir una lectura. Buscá un amigo, lean un libro en conjunto y, a modo de un mini-club de lectura, discutan acerca de los capítulos, personajes, etc. Compartir una misma historia con alguien más es una buena manera de encontrar la motivación.

      Releé
      ¿Querés recordar tu amor por la lectura? Releé aquellos libros que te encantaron y que hoy son tus favoritos. Sea que los hayas leído recientemente o no lo hayas retomado en años, un libro amado siempre es un buen lugar donde empezar.

      Visitá una librería
     Si todo esto falla, ir a una tienda, recorrer sus estanterías y perderte entre cientos de títulos desconocidos y llamativos puede llegar a ser aquello que finalmente te motive a regresar a la lectura. Incluso podés traer a casa algunos títulos nuevos para añadir a tu colección. Cualquiera sea el caso, rodearte de libros siempre es una gran estrategia para recordar por qué amabas la lectura en primer lugar.

      Esos son mis consejos. Si te han servido, o te gustaría añadir algunos tips propios, dejamelo en los comentarios!

Quizás también te interese:

0 comentarios